Teatro Vera: centenario y consagratorio escenario del NEA

El histórico Teatro Oficial “Juan de Vera”

La ciudad de Corrientes tiene uno de los teatros más reconocidos del país por todos los artistas que vienen a presentarse allí, quienes ponderan la acústica del recinto, siendo en este sentido el segundo mejor a nivel país, luego del Teatro Colón de Buenos Aires. Además, la construcción y conformación edilicia son resaltadas por los especialistas.

El actual edificio del Teatro Oficial “Juan de Vera” está ubicado en el mismo predio donde se había construido el edificio original. El terreno fue adquirido según la ley de venta de tierras públicas del 11 de febrero de 1859, estableciéndose que lo recaudado sea utilizado para la construcción de un teatro en la traza de la ciudad. En marzo de ese mismo año se nombró al señor José Fontenau y al agrimensor Manuel Villar para realizar los primeros trabajos y se eligió un terreno ubicado frente a la plaza 25 de Mayo, pero posteriormente se decidió que se edifique en el terreno que perteneciera al Convento de Santo Domingo (actual ubicación) y que en ese momento era propiedad del Estado. Las obras se iniciaron en 1859 y en las excavaciones de los cimientos se encontró la piedra fundamental del antiguo convento, y duraron todo el año 1860 y parte de 1861, y el 9 de julio de ese año se inauguró el primer teatro con la obra “Borrascas del corazón”, interpretada por la Sociedad de Artistas Dramáticos Españoles, y en 1862 actuó la prima donna Madame Deperrini, cantando arias de Gaetano Donizetti. En el año 1906 se autorizó la venta del primitivo teatro y lo producido de la venta se destinó a la construcción de un nuevo edificio.
Tras demolerse el viejo teatro, en 1907 se autorizaron los trabajos del nuevo, siendo designado como su constructor Antonio Samela, encargado de las obras civiles. En 1910 se estrenó oficialmente el Himno de Corrientes, con letra del teniente primero Gabriel Monserrat y música del compositor y violinista italiano Eneas Verardini, radicado en Corrientes. Durante más de 30 años no volvió a tocarse el himno, hasta que en 1970 lo recuperaron y volvió a ejecutarse. El edificio actual se inauguró oficialmente el 25 de mayo de 1913 con la ópera “Aída” de Giuseppe Verdi, por la compañía de Opera Marranto. El teatro le fue concedido al señor Carlos María Dodero para su explotación por 25 años, a cambio de que el nombrado terminara el edificio y lo pusiera en funcionamiento; después se concedió el uso, ocupación y explotación de la terraza-confitería anexa.
A pesar de ser un teatro concebido para el género lírico, cumplió diversas funciones, como la de cinematógrafo. Los programas se conformaban de dos partes: la proyección de un film y un intermedio musical o poético. También se realizaron brillantes bailes de carnaval, para lo cual se quitaban las butacas y se nivelaba la inclinación de la platea y el escenario. En julio de 1913, Dodero contrató al profesor Amleto Viola como pianista y director de la orquesta, con el objeto de amenizar los entreactos de las funciones de cine. A veces, durante el verano, se abría la enorme cúpula que se desplazaba sobre rieles y los espectadores podían ver las estrellas sentados en sus butacas. En esa época no había aire acondicionado como hay actualmente y la cúpula no se volvió a abrir, salvo casos excepcionales.
Desde su inauguración hasta hoy, pasaron por sus tablas prestigiosas compañías como la de María Guerrero, Pablo Podestá, Angelina Pagano, destacadas figuras del Teatro Colón de los años 50, los famosos Títeres de Podreca, los Niños Cantores de Viena, la más grande bailarina del Bolshoi de Moscú, Maia Plitseskaya, como así también Ekaterina Maximova, otra gran bailarina rusa. También las argentinas Olga Ferri, Liliana Belfiore, y los destacados bailarines Maximiliano Guerra, Julio Bocca, entre otros. Visitaron también nuestro coliseo mayor los ballets de la Opera de Kiev, de Dallas, Estados Unidos, la Opera del Cáucaso, de Tahití, de Senegal, de Nantes, entre los más reconocidos. Por supuesto, se presentó también el Ballet del Teatro Colón, del Teatro San Martín, el Ballet Municipal de Santiago de Chile, la Compañía de Ballet de Río de Janeiro, de Porto Alegre, el Ballet Clásico de Caracas, Venezuela, el Ballet Folklórico de la Universidad Autónoma de México y el Ballet Nacional del Paraguay, entre los más sobresalientes.
Se presentaron obras como “Edipo Rey”, “Martín Fierro”, “El Conventillo de la Paloma”, “Un guapo del 900”, “El barbero de Sevilla”, entre las más renombradas; sería interminable nombrar la larga lista de artistas y compañías que desfilaron por nuestro coliseo mayor, acá rescatamos sólo algunos de los más reputados. Cabe acotar que el teatro de la ciudad de Corrientes, además de ser uno de los mejores en cuanto a acústica, es el tercero más antiguo del país, siendo el primero el teatro de Goya, fundado en 1877, el segundo el San Martín de Córdoba, en 1910, y en tercer lugar el Vera, fundado en 1913.
La fachada del estilo Belle Epoque (1900) es de una organización clara y simétrica, dividida en tres niveles coronados por un friso con esculturas alegóricas. El acceso al hall se efectúa por una escalinata de mármol cuyo descanso es protegido por una marquesina de hierro trabajada que soporta el balcón central. El hall del teatro es de reducidas dimensiones, con paredes revestidas de mayólicas en tonos ocres y tierra, iluminados por hermosos apliques de bronce, cuyo tema central es una máscara de león con las fauces abiertas. En el año 2005, luego de décadas de permanecer en mal estado, el cielorraso fue decorado por el arquitecto José Ramírez, con temas de la mitología guaranítica y de la vida de Corrientes. La capacidad actual de la sala, con buenas visuales, es de 684 localidades distribuidas en 316 plateas y tertulias, 14 palcos bajos con 56 localidades, 18 palcos altos con 72 localidades y 240 ubicaciones más entre las galerías (cazuela y paraíso).

Por Francisco Villagrán
Especial para El Litoral

Publicado en: www.ellitoral.com.ar