El cinismo y el doble estándar de Camau Espinola

El senador nacional, Mauricio “Camau” Espinola recientemente en declaraciones a radio Sudamerica dijo por el caso de Itatí que el gobierno “tiene que dejar de poner excusas”. El nivel de cinismo de “Camau” es inversamente proporcional a su altilocuencia para expresar sus ideas.

Espínola carga con una gestión municipal que dejó al descubierto un entramado de corrupción con las obras particulares no declaradas. Empresarios irresponsables y funcionarios municipales que miraban para otro lado fueron el caldo de cultivo que desembocó en una tragedia que pudo evitarse. La muerte de los 8 obreros fue negligencia municipal y nunca escuchamos una autocrítica al respecto.

“Camau” fue el niño mimado del Kirchnerismo que desprotegió la frontera. Es cierto, que la droga no es un problema de hace una década, lleva mucho tiempo más. Pero, el kirchnerismo no hizo nada para combatirla, al contrario, contribuyo para que el escenario se empeore.

No tener políticas concretas y mirar para otro lado, es ser cómplice. El narcotráfico es un delito federal y al Kirchnerismo nunca le importo. El secretario de seguridad de la nación, Sergio Berni llego varias veces a Corrientes. Todas las veces se reunió con “Camau” y en ninguna hablo del narcotrafico y de las acciones del gobierno nacional para combatirlo.

En tiempos electorales como estos, su pasado lo condena. El kirchenrismo y sus casos resonantes de corrupción, su vinculación con una intendenta acusada de desviar los fondos de planes de viviendas para financiar la campaña política del PJ en el 2013, lo devela.

Despegarse y negar su pasado no es más que ratificar el estilo camaleónico que tanto se discute puertas adentro del PJ.