La cultura local de luto. Se fue Girala Yampey

Era considerado uno de los grandes sabios de Corrientes. Integró el grupo literario considerado “Los Dinosaurios”. Era uno de los ensayistas e investigadores más apasionados de la cosmovisión guaraní. Se fue a los 94 años dejando un enorme legado literario.

Era un hombre de generosa sonrisa, y hablar con el era simplemente descubrir la sabiduría pura de un hombre que se apasionó por Corrientes, sin haber nacido en ella. Pero fue aquí donde partió, como lo quiso, donde Girala Yampey, pensador, escritor investigador y ensayista centró todos sus esfuerzos para apasionarse y apasionar sobre esta estas tierras, su historia y las cosmovisión guaraní, entre otros tantos temas.

Hacía ya 70 años había abandonado Quiindy (Paraguay)  por un dictadorzuelo de turno, como se refería al dictador paraguayo Higinio Morinigo que lo obligó a abandonar a tiempo pero en apuros  su país. Llegó a Corrientes en 1947 acendrar como escritor y hombre de letras.

La facilidad con los números le permitieron ser contador de profesión, la curiosidad lo llevó luego a dedicarse al cultivo del arroz. Pero nunca se sintió tan pleno como ponerse frente a su máquina de escribir y dejar fluir sus conocimientos, su creatividad y sus pensamientos.

Eso le permitió a mediados de los 80’ crear sus primeros artículos y luego editar sus primeros libros. No se quedó allí.

Fundó el Taller Literario “Koeyú” de la Casa Paraguaya y es socio de la Sociedad Argentina de Escritores. Aprendió a mirar el pasado desde el hoy, y de vez en cuando le gustaba respirar sabiduría para sentirse vivo. Encontró para ello un ambiente propicio, donde cada último viernes de mes una mesa de amigos lo hacía sentirse cómodo entre las palabras, un encuentro de sabios denominado “Los dinosaurios”. “Era un placer verlos porque disfrutaban de ese espacio que los hacía sentirse vivos”, expresó Alcides Romero propietario de café El Mariscal, punto de encuentro de los “Siete sabios” como lo consideraban.

“Una persona muy tranquila, muy pausado para hablar y sabiduría que no tiene ningún desperdicio”, dijo Alcides Romero mientras se escapaban algunas lágrimas de sus ojos.

Se fue un gran sabio, un conocedor de la correntinidad como poco y amante de esta provincia sin haber nacido en ella pero sin dudas un profundo enamorado de la tierra “Taragüí”.

Darwy Berti escribió sobre el: “Girala Yampey es para Corrientes lo que Guido Miranda para el Chaco. Ninguno de los dos son nativos de estas provincias pero precisamente esa circunstancia hizo que cada uno de ellos asumiera, casi con desesperación, la correntinidad y el chaqueñísmo. Será justicia que algún día el mayor centro cultural de Corrientes se llame “Girala Yampey”.

Fuentes: Diario Epoca