UNNE – Conicet: asignan Becas de Posgrado. Aniversario

Se aprobó la asignación de 10 becas Doctorales y 5 Posdoctorales cofinanciadas por la UNNE y CONICET, que apuntan a promover la formación de recursos humanos de alto nivel en la región.

 Las Becas Cofinanciadas UNNE-CONICET son ayudas económicas solventadas en partes iguales por ambas instituciones y que apuntan a promover la formación de máximo nivel en el área de la ciencia.

 Las solicitudes de Becas Cofinanciadas presentadas en la UNNE son evaluadas académicamente mediante el sistema de evaluación del CONICET, conformado por Comisiones Asesoras disciplinarias, y posteriormente el Directorio del CONICET aprueba las solicitudes.

 Las universidades definen la cantidad de becas a cofinanciar y la UNNE es una de las instituciones universitarias con más becas  cofinanciadas con el CONICET.

 Desde la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNNE,  a cargo de la doctora María Silvia Leoni, destacaron la continuidad de este programa de becas cofinanciadas que implica un trabajo conjunto con el CONICET en la formación continua del recurso humano en investigación.

 Recordaron que las Becas Cofinanciadas actúan como complemento del Programa de Becas de Investigación que implementa la Universidad para acompañar las actividades científicas-tecnológicas.

 Las Becas Doctorales, cofinanciadas UNNE-CONICET, se encuentran destinadas a egresados de universidades argentinas o extranjeras que deseen realizar tareas de investigación, con vistas a obtener un diploma de Doctorado. Las mismas tendrán una duración de sesenta (60) meses, no renovables.

 En tanto, las Becas Posdoctorales están destinadas a postulantes que hayan aprobado sus tesis doctorales, con el objeto de perfeccionar su formación académica o especialidad y desarrollar tareas de investigación científica y tecnológica.  La duración máxima de las becas internas Postdoctorales es de veinticuatro (24) meses

 En ambos tipos de becas los postulantes deben contar con el aval de la Universidad para financiar el 50% del estipendio de la beca.

50 años de existencia del CONICET

El 5 de febrero de 1958 se creó el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), ente autárquico dedicado a promover la investigación científica y tecnológica del país. Bernardo Houssay, Premio Nobel de Medicina, fue su primer presidente. Desde entonces, el CONICET sigue siendo la institución emblema de la ciencia y destina todos los esfuerzos en mejorar la vida cotidiana de los argentinos.

Hoy el CONICET tiene más de 10 mil investigadores, más de 11 mil becarios de doctorado y postdoctorado, más de 2600 técnicos y miembros de la Carrera de Personal de Apoyo a la investigación y casi dos mil administrativos. Trabajan distribuidos a lo largo del país -desde la Antártida hasta la Puna y desde la cordillera hasta el Mar Argentino- en sus 15 Centros Científicos Tecnológicos, 11 Centros de Investigaciones y Transferencia, 1 Centro de Investigación Multidisciplinaria y más de 260 institutos y centros de doble y triple dependencia con universidades nacionales y otras instituciones.

Las investigaciones se realizan en todas las disciplinas: las Ciencias Sociales y Humanidades, las Ciencias Exactas y Naturales, las Ciencias Biológicas y de la Salud, las Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales y la Tecnología. Y la ciencia está en todo: en los celulares, en el tránsito, en la salud, en la ropa, en la comida, en el arte, en los sueños.

Actualmente, el CONICET posee dos buques científicos: el Buque Oceanográfico Puerto Deseado y el Austral, que se encuentran al servicio de la soberanía argentina. Ambos navíos forman parte de Pampa Azul, la iniciativa estratégica interministerial a partir de la cual se desarrollan investigaciones en el Mar Argentino. Las mismas contribuyen a profundizar el conocimiento científico como fundamento para la conservación y manejo de los recursos naturales.

A su vez, el CONICET cuenta con programas multidisciplinares donde participan otras instituciones del sistema científico y gubernamental: Programa Nacional Ciencia y Justicia, Programa de Promoción de Vocaciones Científicas (VocAr), las Redes Institucionales Orientadas a la Solución de Problemas (RIOSP) y el Programa de Transferencia de Tecnologías para Gobiernos Locales, por nombrar algunas de las iniciativas que buscan resolver temas de interés o vacancia o bien, asesorar a terceros para buscar soluciones a problemas de alcance nacional.

Para el organismo es muy importante la relación con el sistema científico nacional e internacional, es por eso que rubrica convenios con importantes instituciones argentinas como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), universidades nacionales y empresas, así como también con organismos científicos de otros países.

Año a año celebramos los logros de nuestros investigadores. Eso nos permite que seis décadas después de su creación, el CONICET se ubique primero dentro de las instituciones gubernamentales de América Latina, según un ranking elaborado por la plataforma de evaluación de alcance mundial SCImago que todos los años mide el desempeño de los centros de investigación. Por eso, este año cumplimos 60 años de orgullo y compromiso para con todos los argentinos.